Integración! Integración! Integración!


En junio de 2009 el brillante programa de RNE ‘Documentos’ puso sobre la mesa en forma de documental radiofónico, un género por desgrácia muy poco explotado en España, sobre los movimientos migratorios en España. Puso especial atención a los actuales.

España en a duras penas 30 años ha pasado de ser un país atrasado y olvidado en sur de Europa a dar un auténtico salto adelante. Se le llamó el ‘milagro español’ y aunque hoy este ‘milagro’ ha terminado en una pesadilla en forma de una crisis estructural del sistema economico, social y político, España reprodujo durante los 90 y la primera década del siglo XXI los mismos estándares laborales que Holanda o Alemania experimentaron en los 60 y 70. Le recomiendo la escucha de este programa con antención.

Ahora, cuando la fiesta ha terminado, como terminó en Alemania, Suiza u Holanda el ‘Wirtschaftswunder’ de los 60, se inicia la crisis y esta, como la del 73, necesita chivos expiatorios. Entonces como ahora, los miembros que se han beneficiado de riqueza de tantos años de prosperidad seguidos señalan a los inmigrantes como culpables y canalizan su miedo en aquello que es diferente.

¿Cuántas veces no hemos señalado que los Españoles no eramos racistas? O que los racistas eran los suizos o en definitiva los demás? ¿Qué debemos pensar ahora que en Catalunya se empieza a debatir la necesidad de prohibir el burka y el nikap? ¿Qué debemos pensar de nosotros mismos ahora que estamos invitando a los inmigrantes a marcharse? ¿Ahora que partidos xenófobos empiezan a despuntar electoralmente especialmente en el ‘Oasis Catalán’?

No les pedimos a los inmigrantes que se adapten, que deben hacerlo, aceptando nuestras leyes, sistema social o laboral, si no que les exigimos que dejen su lengua, religión o costumbres a un lado. Es hipócrita perseguir el uso del burka en nombre de la defensa de la mujer musulmana mientras la administración no parece hacer nada para combatir el machismo en el colectivo musulmán. ¿Porqué no hacer una campaña específica para las mujeres musulmanas en árabe, ya que muchas no hablan nuestras lenguas, destacando que existen maneras de combatir la violencia de género? ¿Es que a caso los hábitos que visten las monjas no son también una expresión de la violencia contra la mujer? ¿Es que no existen casos de violencia de género entre nacionales?

El debate es mucho más profundo que limitarlo a una prenda de vestir. Debemos trabajar en la integración sin olvidar que nosotros tenemos unas leyes, una constitución que debe ser cumplida por todos por igual. Déjen las costumbres a un lado, dejen los santos, procesiones y misas para ustedes mismo y verán que la integración no es tan difícil. No lo estabamos haciendo tan mal, no lo estropeemos ahora.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s