Un pais de mierda


Este artículo fue publicado en mi anterior blog en La Comunidad de ElPais.com el 1 de agosto de 2007.

Hablemos claro ¿en qué clase de país de mierda nos estamos transformando? Los niños son educados por la tele porque sus padres trabajan más horas que un reloj. Esa tele emite autentica mierda al ladito justo de programas educativos (colocados en la segunda cadena autonomica como mucho, no sea que la publicidad a esa hora sea más barata).

Este mismo pais de mierda se mete farlopa hasta por las orejas, porque somos un pais de nuevos ricos, nuevos ricos idiotas que nos pensamos que 1000 Euros es una fortuna. Y nos compramos un coche a 7 años, un piso de 40 m2 a 40 años (y proclama ¿alquiler yo? eso es de pobres!!), pedimos creditos para 5 días de vacaciones en Marina d’Or o algún complejo turístico artificial en el caribe o Tailandia. Créditos que, obivamente, devolveremos en 2 o 3 años. Preferimos aparentar que ser, porque somos un país de ricos. De nuevos ricos estúpidos, y la publicidad nos ayuda a ser aún más estúpidos, para que no quere duda alguna de que lo importante es consumir, comprar.

Como no, la nueva moral de un pais de mierda lo justifica todo mientras de dinero. ¿Por qué malgastar horas de valiosa televisión con talk-shows de calidad, cuando echando mierda, mierda, mierda y más mierda la publicidad es más cara y (ellos, los de la tele) ganan dinero?

Es esa televisión la que sintetiza el país de mierda en el que nos estamos convirtiendo, esa televisión que hace noticia de la desgracia de un pobre ciudadano o, peor aún, se rie de él. Esa televisión que sienta ante la máquina de la verdad a un asesino para vanalizar su crimen o a la tetona de turno que se acostó con yoquesequien, haciendonos perder el límite entre el bien y el mal a marchas forzadas. Esa televisión que nos sirve en la comida y en la cena sangre y cadáveres de mujeres apaleadas, niños quemados o pobre gente con problemas y convierte a sus vecinos en testigos excepcionales de algo que no tiene ninguna relevancia, como si no hubiera más temas de los que hablar. Hay más temas de los que hablar, la tele podría hacernos pensar, reflexionar, pero entonces no seríamos un país de mierda.

Pero mucho cuidado. En un pais de mierda hay cosas que no se tocan. El nuevo opio del pueblo no se toca, la patria (que tanto te necesita) no se toca. ¿Quién se atreve ahora a criticar publicamente a los programas del corazón, al Dolce Vita o a las Hormigas? Nadie. Como nadie se atreverá a criticar o parodiar a la inmaculada Familia Real. Porque en un país de mierda como en el que nos estamos convirtiendo, hacen falta ‘tabús’ y talibanes de toga puesta para defenderlos.

Da igual que seamos el país con más indice de consumo de cocaína, da igual que tengamos una televisión que da asco y que nos agrede día a día con su mierda servida calentita en horario infantil, da igual que seamos un país endeudado que no llega a final de mes, da igual que nuestros políticos den asco y que nuestro pais se se esté quedando en los huesos privatizando lo que es de todos, todo da igual mientras la gente no piense. Mientras nadie levante la voz contra los nuevos tabús seremos un país de mierda, y si alguien se atreve a alzarlos… tendrá su merecido.

4 thoughts on “Un pais de mierda

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s